Salud Mental

Según el artículo 3 de la ley 1616 de 2013 , la salud mental se define como un estado dinámico que se expresa en la vida cotidiana a través del comportamiento y la interacción de manera tal que permite a los sujetos individuales y colectivos desplegar sus recursos emocionales, cognitivos y mentales para transitar por la vida cotidiana, para trabajar, para establecer relaciones significativas y para contribuir a la comunidad.


 

HIGIENE MENTAL

Los hábitos saludables son importantes tanto para el cuerpo como para la mente. Sin embargo, los hábitos de higiene mental no suelen estar incorporados dentro de las características de un estilo de vida sana.
Cada individuo debe procurar cuidar su higiene mental, a través de hábitos positivos que le permitan mantener el equilibrio interno, de esta manera podrá prevenir varias enfermedades y trastornos que tienen su raíz en los miedos, ansiedades, representaciones.


 
HÁBITOS PARA UNA ADECUADA HIGIENE MENTAL
 
Autoestima. Es fundamental cuidar tu autoestima, no te dejes llevar por los modelos sociales. Tienes que empezar a valorar tus aptitudes y capacidades. Para tener una adecuada higiene mental debes empezar por ti.
 
Pensamiento positivo. La realidad no va a cambiar, pero nosotros podemos cambiar nuestra actitud frente a ella. Trata de evitar las preocupaciones excesivas y se optimista. Piensa si éstas situaciones amerizan que tú le dediques tanta energía.
 
Afrontar situaciones. Muchas veces la resolución de un conflicto depende de nuestra actitud, otras veces, no depende de nosotros. Céntrate sólo en aquellas cuestiones que están a tu alcance.
 
Ejercicio físico. El ejercicio físico permite la liberación de endorfinas, también conocidas como las hormonas de la felicidad. De esta manera, no solo cuidamos nuestro cuerpo, sino también nuestra mente.
 
Ejercicio mental. Los ejercicios de relajación y respiración son fundamentales para tener una adecuada higiene mental. También se recomienda la realización de actividades que mantengan activa la mente, como por ejemplo, hacer crucigramas, leer, etc.
 
Necesidades básicas. Un adecuado descanso y una adecuada alimentación, son fundamentales para poder enfrentar el día. Nuestra mente también necesita energía para funcionar correctamente.
 
Relaciones sociales. Nuestros afectos son una parte importante de nuestra vida. Compartir momentos, sentirse querido y contar con personas queridas, forma parte de nuestra salud mental.
 
Balance del día. Un ejercicio que nos permite mejorar éstos hábitos, es anotar los aspectos positivos y negativos del día.
De esta manera, podemos evaluar cómo podemos mejorar aquello que consideramos como negativo y valorar lo que fue positivo.
 
Disfrutar. Para tener una buena higiene mental, tenemos que permitirnos disfrutar las pequeñas cosas que nos suceden en el día, valorar lo que logramos y sentirnos agradecidos por las oportunidades que tenemos.

Member Access